domingo, 27 de octubre de 2019

La agenda de Davos 2020

Davos es una pequeña ciudad suiza que se ha hecho un lugar en la historia por el impulso de un hombre: Klaus Schwab. Este académico alemán que estudió en Harvard es posiblemente hoy la persona con más contactos importantes del mundo, como en su momento lo fue Henry Kissinger. 

El Foro Económico Mundial de Davos (World Economic Forum o WEF) es  el punto de encuentro anual de la red de personas más poderosas e influyentes del mundo. Se espera que en enero de 2020 se congreguen más de 3.000 personas entre presidentes de gobiernos, empresarios, intelectuales, asociaciones sin ánimo de lucro, banqueros centrales, ministros y otras personas importantes. ¿El objetivo? Discutir y centrar la atención en los problemas que atenazan el mundo, establecer contactos y tratar de establecer consensos para resolverlos. Sobre estructuras como el Foro de Davos ya hablé recientemente en la reseña sobre el libro "La plaza y la torre". Usando el símil del libro, "si las torres son las rígidas estructuras políticas existentes en la actualidad, en Davos es donde se negocian los acuerdos. "

El WEF existe desde 1988 y es la evolución del Foro Administrativo de Europa que se creó en 1971 para importar a Europa las prácticas de gestión de EEUU, pero que gradualmente se ha convertido en el gran protector y artífice de conversaciones sobre la globalización, pero también sobre la paz y la armonía política. Aquí pronunció Mandela su famosa conferencia en 1992 y enemigos acérrrimos como Turquía y Grecia llegaron a acuerdos importantes. 

Conscientes de los enormes retos que se han ido acumulando en los últimos años, el año 2020 marca un punto de inflexión en la agenda de Davos. Entre los temas centrales está cómo hacer una globalización más sostenible o de qué forma ir hacia un "stakeholder capitalism" donde no sólo los intereses de los inversores sean tenidos en cuenta. Esta es la agenda:
  • Ecología: cómo movilizar a las empresas para responder a los riesgos del cambio climático y garantizar que las medidas para proteger la biodiversidad lleguen al suelo de los bosques y los fondos oceánicos.
  • Economía: cómo eliminar la carga de la deuda a largo plazo y mantener la economía funcionando a un ritmo que permita una mayor inclusión.
  • Tecnología: cómo crear un consenso global sobre el despliegue de tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial y evitar una "guerra tecnológica".
  • Sociedad: Cómo volver a capacitar y mejorar a mil millones de personas en la próxima década.
  • Geopolítica: cómo el "espíritu de Davos" puede crear puentes para resolver conflictos en puntos críticos globales. Reuniones informales para establecer una conciliación kickstart.
  • Industria: cómo ayudar a las empresas a crear los modelos necesarios para impulsar la empresa en la Cuarta Revolución Industrial. Cómo navegar por una empresa en un mundo expuesto a tensiones políticas e impulsado por un cambio tecnológico exponencial, así como por las crecientes expectativas de todas las partes interesadas.

domingo, 20 de octubre de 2019

De Guttenberg a Zuckerberg, reseña de "La plaza y la torre"

Niall Ferguson es un prolífico investigador, historiador y escritor de libros contemporáneos donde analiza las cuestiones que plantean los conflictos sociales, la economía, la tecnología y sus efectos en la política. En su libro de 2018 "La plaza y la torre", metáfora para analizar las redes y las jerarquías a lo largo de la historia, nos recuerda que son conceptos que han existido siempre. Hoy la palabra "redes" se asocia casi instintivamente con fenómenos como las redes sociales. En el libro "La plaza y la torre" el conflicto está simbolizado por la Piazza del Campo en Siena donde el coso en forma de concha se observa desde la elevada y "amenazante" Torre del Mangia.



La Historia nos aporta ejemplos continuos del poder e influencia de las redes, de que las redes están en todos los órdenes de la vida social e incluso biológica, y que las redes llevan a sus dominadores a expandir su poder. Desde los míticos Illuminati, la masonería, las redes financieras con los Rothschild como aventajados usuarios con sus redes de información privilegiada, rápidas y eficaces, las redes como fenómenos que influyen en los mercados financieros, las redes del terrorismo islámico o las redes de poder fáctico que emanan de encuentros como Davos o el club Bilderberg. Es paradigmático el caso de Henry Kissinger,  con una inteligencia y perspicacia privilegiadas, Secretario de Estado en el gobierno de Richard Nixon, posiblemente la persona con mejor agenda de contactos dentro y fuera de Estados Unidos de la época. 

En "La plaza y la torre" Ferguson desgrana historias que se pueden leer en otros libros y en cierto sentido es un "libro sobre otros libros", pero su originalidad estriba que aplica el marco conceptual de la teoría de redes al análisis histórico. Y esto es útil porque nos puede dar pistas sobre el futuro.

jueves, 10 de octubre de 2019

La nueva Stasi digital



Hoy adjunto por su interés texto traducido de un artículo de Financial Times (se necesita suscripción para acceder al original), al que otorgo el crédito completo de esta entrada. Aunque en la parte final hace recomendación de marcas comerciales me parece que la importancia de nuestra privacidad crecientemente perdida salvo que se nos excluya de la vida digital justifica esta licencia. Yo  no comparto el volver a teléfonos no inteligentes. Me niego a volver a la cueva. Pero algo severo tienen que hacer los poderes públicos que democráticamente hemos elegido para que no tengamos que defendernos individualmente de esa "Stasi digital" en que se están convirtiendo las grandes tecnológicas. Lo de China con el sistema de crédito social por supuesto es el nivel más avanzado de intrusión hasta el momento en la vida de las personas.

Los monopolios tecnológicos y los regímenes autocráticos apoyados en la tecnología y que manipulan las redes sociales son la mayor amenaza contra nuestras estupefactas democracias. Los subrayados y recortes al texto original son míos. 

"La última vez que estuve en el complejo de edificios de la era comunista en Normannenstrasse, estalló un motín a mi alrededor.

(...Dirigido por Erich Mielke, un veterano comunista, la Stasi fue una de las fuerzas policiales secretas más efectivas de la historia. Grabó conversaciones, opiniones, historias clínicas y, especialmente, cualquier contacto con extranjeros, en millones de archivos clasificados cuidadosamente numerados. Incluso archivó los olores de los disidentes. La Stasi dejó 160 km de archivos, expedientes y cintas a unos 6 millones de personas. Hannah Arendt, la escritora y filósofa, acuñó la frase "banalidad del mal" para describir el totalitarismo nazi, pero podría aplicarse a la Stasi.