domingo, 25 de noviembre de 2018

Marca España, Imagen España y España en el mundo

Corren tiempos convulsos. Numerosos ejemplos de inestabilidad, muchas veces interrelacionados y, en ocasiones, globalizados. Crisis y tensiones internas, bilaterales o multilaterales. Mecanismos de armonización internacional que no funcionan. Todos los días contamos con acontecimientos locales e internacionales que pueden llegar a impactar el curso de las economías nacionales e internacionales.

En esta situación es lógica la preocupación sobre el posicionamiento internacional de España. ¿La imagen de España y su posicionamiento facilita la consecución de objetivos y presencias consolidadas de nuestras empresas en el exterior? ¿Nos respetan en las instituciones internacionales al menos al mismo nivel de nuestro ranking en la económica internacional? ¿Mandamos o al menos influimos algo como país? ¿Somos influyentes en las instituciones internacionales a las que pertenecemos? 

En definitiva, ¿en qué nivel se encuentra el peso político y económico de España?

Es difícil contestar objetivamente estas preguntas. Desde diversas instituciones se lanzan encuestas o barómetros que aportan algunas pistas sobre nuestro posicionamiento. 

Habría varios ejes que articulan la transmisión del valor España en el mundo. Quizás el más visible y evaluable es la relevancia de la presencia de nuestras empresas en el mundo. De empresas grandes, pero también de medianas y pequeñas. No olvidemos que los grandes contratos internacionales pueden representar, aun contando con las cada vez más exigentes normativas de “local contain”, una notable presencia de subcontratistas y proveedores nacionales detrás de cada gran contrato o inversión directa española.

Otro eje a considerar es la presencia institucional española. Por ejemplo  ¿tiene España peso en las instituciones multilaterales para negociar favorablemente las cuotas de captura de la flota pesquera o las partidas de la PAC para nuestros agricultores o ganaderos?, ¿nos corresponden comisarías de primer nivel en el ejecutivo europeo o altos mandos en la cúpula militar de la OTAN ? ¿Pisamos fuerte?  Todo ello contribuye a la imagen de España en el mundo, y conforman también lo que recientemente ha pasado a denominarse la España Global.

lunes, 19 de noviembre de 2018

Capital y deuda privada: alternativas para la financiación y la inversión

El capital riesgo es, me temo, una de esas figuras que generan rechazo en un amplio porcentaje de los agentes. Es posible que las dos palabras juntas (“capital” y “riesgo”) lleven a un “NO automático” y provoque caer en los tópicos. De ahí que este monográfico de Funcas sea muy oportuno. De la mano de varios de los principales expertos del sector en España ayuda a conocer qué es, para qué sirve y cuál es su estado de desarrollo. Excelente trabajo de coordinación por parte de Ana Isabel Fernández que ha configurado uno de esos manuales que deberían ser obligatorios en todas las facultades y que recomiendo leer a los distintos agentes implicados en el debate sobre el crecimiento económico de un país (se puede descargar aquí)



Private equity vs public equity

Capital privado es, en mi opinión, una denominación más acertada que “capital riesgo” ya que su elemento diferencial es que invierte en compañías que no están listadas en mercados: “capital para empresas no cotizadas”. La asimilación a riesgo no es adecuada ya que no implica más riesgo que invertir en una compañía listada. Debemos promocionar el uso de la denominación alternativa si queremos impulsar esta fuente de financiación a largo plazo, esta palanca de apoyo al crecimiento económico.
“El capital privado es una herramienta más de desarrollo económico, más en un país como España en el que más del 65% del PIB lo generan PYMES con menos de 50 empleados que necesitan adquirir una mayor dimensión para poder competir en igualdad de condiciones en un mercado global”. 
José Martí, José Zudaire y Ángela Alférez.
Siguiendo la terminología anglosajona, dentro del capital privado se puede distinguir entre Venture Capital (VC) y Private Equity (PE). La primera se materializa en las fases iniciales del desarrollo de la empresa, mientras que la segunda lo hace en etapas más avanzadas.

Pero atención, y esto tal vez es menos conocido: no sólo se puede invertir en los fondos propios de las compañías, sino que se está desarrollando la alternativa de prestar a las compañías, es decir, de aportar financiación ajena. Se habla entonces de “deuda privada” (direct lending), cuyos activos bajo gestión suman 600.000 millones de USD.

Financiación empresarial. Fondos propios vs ajenos, listados vs privados


Fuente: Elaboración propia

sábado, 10 de noviembre de 2018

La guerra mundial de la Inteligencia Artificial

Ha caído en mis manos el libro de Kaifu-Lee, inversor, emprendedor, escritor y conferenciante, experto mundial de referencia en IA (Inteligencia Artificial). Me ha encantado la nitidez de su pensamiento y fluidez de expresión, y recomiendo escucharle en este podcast - entrevista de Azeem Azhar de Exponential View.

El momento no puede ser más oportuno ante el creciente enfrentamiento por el dominio mundial entre las dos grandes potencias que tan bien explica el analista Pedro Baños Bajo en su último libro "El dominio mundial", que seguro trataré en un futuro post.

Pero sigamos con Kaifu-Lee y su libro.


Como es conocido, en mayo de 2015 el primer ministro chino Li Keqiang anunció el plan Made in China 2025 donde la superpotencia asiática estableció objetivos de liderazgo en varios campos tecnológicos además de conseguir que China sea menos dependiente de las cadenas de negocio globales. China ha decidido ser una potencia mundial en el sector de servicios de la mano del liderazgo tecnológico, especialmente en Inteligencia Artificial (IA), manteniendo y apalancándose en su potencia industrial.
"China quiere dejar de ser un copycat para ser un innovador original. Y lo está consiguiendo. "
Datos, datos, datos

Para desarrollar la IA hacen falta cantidades ingentes de datos y China está muy posicionada gracias a sus conglomerados tecnológicos, los famosos BAT (Baidu, Alibaba, Tencent) entre otros, que cada vez más penetran en la vida diaria de personas y empresas. Por ejemplo, China es líder mundial en pagos móviles en punto de venta y entre personas con más de 17 billones de USD (superior a su PIB 2017 de 12 billones de USD). Además, las profesiones ligadas a la investigación tecnológica e IA son muy populares en China, y por ello ya están desarrollando ventajas competitivas diferenciales con otros países. La magnitud de los datos generados en China es tan tremenda que se dice que China tiene 50 veces más datos que EEUU.

Los datos son la columna vertebral de la IA. A mayor número de datos, más efectiva es la IA.

Extracto propio de WordArt